Expulsiones de Salvadoreños

 

Desde finales de abril de 1969, a consecuencia de la masacre y persecución de familias salvadoreñas radicadas en Honduras, se inició hacia El Salvador un éxodo que no tiene paralelo, por su magnitud, en los anales de Latinoamérica.

Personas de todas las edades y condiciones han sido víctimas de esta persecución. La casi totalidad de niños expulsados eran hondureños de nacimiento, entre los hombres y mujeres, ancianos que tenían 40 o más años de vivir en Honduras. Entre los expulsados había matrimonios mixtos de ambas nacionalidades, configurando su éxodo el doloroso cuadro de una total desintegración de hogares en gran escala. Muchos de los niños quedaron huérfanos, al ser asesinados sus padres o extraviarse durante el terror de la huida. El número de muertos y perdidos durante esta catástrofe es un misterio, pero es de suponerse que la mayor parte de las victimas estuvo constituida por mujeres y niños que se internaron en bosques y montañas huyendo de la implacable persecución.

Queremos presentarles en esta sección, imágenes de las víctimas de este grosero e inhumano trato, los rostros de nuestros connacionales quienes fueron despojados de todo lo que materialmente poseían, y hasta de sus vidas, por el simple hecho de su nacionalidad.

Si desea ampliar la imagen haga click sobre ella.

 

 

 

 

 

Publicaciones como esta eran cosa común en los periódicos de la época, donde salvadoreños solicitaban información de sus parientes en Honduras

 

 

 

 

 

 

Siniestro personaje conocido como el coronel Padilla, llamado el carnicero de Olancho

 

La radio HRN contribuía con la campaña anti salvadoreña al llamar a nuestros connacionales expulsados “delincuentes”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

El agricultor y ganadero salvadoreño José Villatoro Ventura (de sombrero) ha denunciado ante las autoridades salvadoreñas del despojo del que fue víctima por parte del coronel Lisandro Padilla, de Olancho, quien al frente de una turba de más de 50 personas asalto su casa en Catacamas, destruyéndole todas sus pertenencias y después despojándolo de sus tierras cultivadas y su ganado, calculado en más de 300 cabezas. En la foto Padilla lo felicita por haber ganado el primer lugar en una feria ganadera. Calcula en las de 150000 lempiras la perdida.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos Diarios La Prensa Gráfica, El Diario de Hoy, Diario Latino, El Mundo. El Salvador años 1968, 1969, 1970.

 

Anuncios