Introducción 

 

      << Si no quieres repetir el pasado, estúdialo >>

Baruch Spinoza

 

 

La Guerra de Legítima Defensa de 1969, también conocida como La Guerra de las 100 Horas, ha sido muchas veces presentada de manera inexacta, con el afán de ridiculizarla. Nos horroriza la desinformación que ha surgido sobre el tema en publicaciones en linea y libros extranjeros, sobre todo debido a la grosera e interesada manipulación de la historia por  parte hondureña. 

El irrespeto a la memoria de los salvadoreños residentes en Honduras, quienes fueron víctimas inocentes de la persecución por la sola causa de su nacionalidad, y a los miembros de la Fuerza Armada de El Salvador, que valientemente ofrendaron su vida en defensa de nuestra Patria, ha sido llevado al máximo al denominar a este conflicto como la <<Guerra del Fútbol>> y atribuir sus causas a resultados deportivos.

Después de agotar todos los medios pacíficos para obtener garantías del respeto a la vida y los derechos humanos de nuestros compatriotas en el vecino país, El Salvador llevó a cabo una operación ofensiva de objetivos limitados a fin de detener la persecución y asesinato de sus connacionales.

En 100 horas de lucha, la Fuerza Armada de El Salvador, penetro más de 40 kms.,  en el frente norte, con dirección a Santa Rosa de Copan y 20 kms al este, hacia Choluteca, asegurando el control sobre 1600 kms. cuadrados dentro del territorio fronterizo hondureño.

En opinión del autor, es importarte tener en cuenta el contexto en que se desarrolló la guerra, las realidades y capacidades de los beligerantes. Para el lector acostumbrado al estudio de grandes batallas, la duración y los medios con que fue llevada a cabo pueden parecer minúsculos, pero no se debe olvidar que a pesar del espacio de tiempo extremadamente corto en que se libró, en 100 horas de combates, las costos humanos fueron grandes. Esto sin contar las muertes civiles causadas por la feroz persecución de campesinos salvadoreños.

El contenido de este sitio web ha sido elaborado consultando  las mejores fuentes disponibles. Cifras y hechos han sido puestos en un contexto modesto y mucho esfuerzo se ha dado en la prevención de la exageración o incorporación de fuentes no confiables. El autor ha optado por establecer las narraciones de los acontecimientos del día a día en un estándar de nivel de detalle medio. El nivel de detalle es resultado del cálculo cuidadoso del formato deseado y el tamaño adecuado para la fácil lectura. Un menor nivel de detalle posiblemente conduciría a una mala o incluso equivocada percepción de los eventos. Un mayor nivel de detalle puede fascinar a algunos lectores (con el mismo interés en el micro-detalle que el autor), pero sería agotador  para la mayoría. En caso de que cualquier visitante requiera más información de algunos eventos, el autor puede ser abordado directamente por correo electrónico. En definitiva, el lector puede estar seguro de que los acontecimientos importantes  han sido todos cubiertos. Pretendemos asi, crear una fuente de información histórica veraz dejando plasmada la verdad de los hechos.